Necesito silencio

  • Tengo que amarte de noche 
  • No quiero que me interrumpan
  • los ruidos inconscientes
  • que se dejan colar sin aviso
  • por las ventanas rotas
  • Me molestan las luces
  • que cuelga el sol de la tarde
  • Quiero sentir tu respiración 
  • acompasada con la mía
  • Solo deseo como testigo mudo
  • el silencio de la noche sin fin
  • Voy aferrarme a tus caricias
  • para escabullirme en tu cuerpo
  • y sentir sin prisa, gota a gota,
  • la suavidad de tu piel desnuda
  • Es tiempo de taponar las horas
  • y queden suspendidas en el aire
  • Intento disfrutar a plenitud
  • la belleza de tu alma
  • Mañana será otro día
  • el silencio

La hora del olvido

  • El temor nace primero
  • cuando la noche cae sin permiso
  • Vamos midiendo el tiempo
  • con la luz tenue de la linterna
  • No somos capaces de sentirlo
  • ni con el eco de su sombra
  • Tu imagen se va distante
  • en la garua que arroja el viento
  • Cerraré  las cortinas de mis ojos
  • mientras espero que mi sueño
  • alimente en mi mente fría
  • la hora del olvido
  • cAMINO

SOLO ESCRIBO

solo escribo

Escribo. Me limito atrapar mis percepciones de lo que vivo, lo que siento y lo transformo  en un poema o en una prosa. Existen diferentes apreciaciones de auscultar lo que sucede en el mundo, en el quehacer diario, en el entorno familiar o el círculo de las amistades. Pues bien, yo lo tomo a mi manera y lo plasmo en un lenguaje que se pueda descifrar fácilmente.

Intento revivir un recuerdo o un acontecer presente; me puedo inspirar tan solo con mirar una flor en el camino de piedra así como el revoletear de un pajarito en mi ventana. Basta una frase, una foto, una oración  para estar preparado para sentir y convertirlo en mi presencia. Es una travesía que me impuesto, con mis limitaciones de escribir, para hacer de mis palabras un vehículo para ser yo mismo.

Ustedes son mi gran público porque no aspiro hacer una obra maestra ni poemas sublimes que adornen un libro o algo parecido. Es tan sólo una afición para no quedarme en las sombras de los días. Pasar el umbral de la puerta del hastío y dejar atrás la soledad que no deja volar en las alas de la imaginación.

Voy a duplicar mi agradecimiento por ser consecuentes con su tiempo para leer. Ustedes son lo máximo como amigos(as) por eso encierro ese sentimiento en un frasco para nunca olvidar.

 

ESTA NOCHE, SOLO AMOR Y PASIÓN

Hoy existe una cualidad que distingue a cualquier otra noche: el silencio. Vamos a sumergirnos en él para escuchar su canto y convertir cada hilo de luz de la luna, en un nido que se llenará del más puro amor que nos une a pesar de los años transcurridos. Cada partícula de tu suspiro serán palabras tiernas. La voz de la lluvia incesante, dice tu nombre en cada gota que rodea el romance que palpita dentro de nuestro interior enamorado. El brillo de tu rostro, alejó las tinieblas con un soplo de tu belleza.

Siente la música que te hará girar entre las estrellas porque yo seré la cuerda que te hará sonar la más dulce melodía envuelta en una sinfonía capaz de estremecer, las fibras de tu suprema felicidad.

Conviertes el desierto en un jardín florido y tu cabello, ocultó las nubes oscuras para dejarme ver tu alma reluciente. Dejemos que ese néctar maravilloso, capaz de sumergirse en las profundidades de los perfumes de las flores, nos envuelva en las delicias del deseo y la pasión desenfrenada.

Tenemos ante nosotros un mar desbordado de locura y fuego. Cuando más nos adentremos, las olas harán estallar nuestros cinco sentidos. La espuma, se llevará la vergüenza lejos de la orilla.

Tus ojos se encontraran con los míos en una sola mirada y el embrujo de una ardiente fantasía, recorrerá el cauce de tus venas en llamas. Seremos los amantes, dueños del cielo y la tierra. Con mucha premura, voy a capturar las riquezas de tus besos. Cuando el deleite invada nuestros cuerpos, no habrá espacio ni distancia que dejemos de explorar con los labios temblorosos con sabor a miel, con sabor a primavera que nunca termina. Tú me darás tu vida y yo moraré por siempre en ti.

Jugaremos con nuestras conciencias para deslizarnos en las alas de las mariposas que vuelan hacía un regocijo al posarse en la suavidad de tu piel, que harán despertar en tu epidermis, los aullidos del placer. Haremos añicos las manecillas del reloj para que no marque el tiempo. Será infinito este momento donde solo escucharé tus palabras de seda mientras desnudo tu existencia.

Abandónate en mis brazos para que florezca tu cariño dormido y des rienda suelta a la esencia de tus cálidas caricias a fin de que se mezclen con las mías. Nademos entre las piedras escuchando solo sus susurros que te dicen que te amo para toda la vida y sentiremos cómo se desintegra el vasto universo.

Huyamos con el temblor que remece tu sombra sensual en mi pecho, antes que los luceros desaparezcan al amanecer. Quiero contemplar la dicha extrema de tu ser.

Si se borra el cielo, pintaré de azul mi poesía para que no te sientas perdida.

 Poema de amor