Añorando la niñez

  • Voy tras la sombra de los castillos de fantasía
  • saltando las reglas de la añoranza
  • Los techos se pintaban de colores vivos
  • cuando una canción infantil
  • moría en las hojas secas del otoño
  • Las remembranzas salen del alma vieja
  • remontando los juegos locos de la tarde
  • donde las palabras se hacían flores
  • envolviendo de polen la risa de la inocencia
  • Los pies, las manos, el cerebro, los pantalones
  • convivían con el olor a tierra
  • El barro era parte del uniforme del soldado
  • que desertaba al grito de la madre
  • El gusano era el carromato que nos llevaba
  • a dar la vuelta al mundo en el patio
  • Desafiábamos los vientos malévolos
  • y las nubes arteras con la espada de madera
  • Nuestras sonrisas tenían sabor a caramelos
  • temblando en la comisura de los labios
  • La brisa disipó el humo
  • disecando el tiempo que envolvía la niñez
  • Callaron los cánticos de los guerreros invisibles
  • Terminó la travesía de las travesuras sin tiempo
  • Los recuerdos quedaron grabados
  • en la frente arrugada de Dios
  • espadas
Anuncios

22 thoughts on “Añorando la niñez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s