He recordado a mi madre

La niebla blanca cubre mis ojos cuando la canción que trae su canto se niega a deshacerse en mi memoria. He querido apretar mis ojos para no perder los momentos de un deseo recurrente que brilla en mi mente. Como soy libre, remonto el horizonte para deshacer las arrugas que aprisionan el tiempo y llevo mis versos en las alas del eco de la nostalgia.

He recordado a mi madre al traer a la memoria el sueño de mi inocencia juvenil. Quería convertirme en un soplo de viento; atravesar la piel transparente de un trozo desnudo de cielo y reunirme con ella. Encontrar su rostro que emanaba  la dulzura más sublime del amor maternal acompañado por esa sonrisa que encerraba los misterios de la vida. Quería tocar sus manos suaves llenas de cariño.

Aún evoco las noches de luna llena. Sacaba a ventilar mis penas en su regazo y ella las diluía meciendo sus dedos sobre mi cabeza. Sacudía mis lágrimas con un suspiro en mi mejilla. Me daba un abrazo haciéndome sentir su piel aterciopelada para sosegar mis penas. Su aroma, con sabor a flores de colores, cerraba las grietas de mi atribulado corazón y los ingredientes de mis pensamiento se llenaban de ternura.

En su presencia, las días eran interminables. Las horas caían como copos de algodón alumbrando el silencio. Cerraba todas las puertas para evitar que se escapara su vida pero un día, yo me quedé abajo.

La boca se me quedó seca de tanto gritar su nombre; las tinieblas nublaron mi mirada y las gotas de mi llanto se hicieron de cristal cayendo como puñales atravesando mi cuerpo.

El dolor migró de tanto cavilar por los destellos de la granos de arena cuando el mar se vestía de azul púrpura. Su rostro tierno, enmarcado en la luz de la brisa marina, venía en la espuma de las olas llevándose mi tristeza con la marea de la tarde.

La calma, como un soplo profundo, volvió a fluir dentro de mis sueños. Cuando el sol blanco se asoma en la mañana, el grito del reloj me despierta para hacerme recordar que los años siguen contando y si la suerte está de mi lado, algún día le daré un beso a mi madre

La joven Nilda Murgueytio Rondon (1)

Anuncios

50 thoughts on “He recordado a mi madre

  1. This was such a beautiful piece in memory of your Mother.. And your words trickled like the brook soothing all who would hear the melody of your words

    This line in particular stole my heart

    “I wanted to become a gust of wind; Through the transparent skin of a naked piece of sky and meet her ”

    Thank you Mac.. Apologies I have not been here so often.. Life, Nature and family are keeping me busy. but I hope to return after a short break.. For you poetry is too good to miss..

    Blessings for a wonderful Easter..
    Sue ❤

    Me gusta

  2. Como entiendo tus palabras. Yo ya no tengo madre ni padre, la vida es así. Pero te aseguro que no hay un solo día en el que haya algo que no me haga recordarlos. A veces con una sonrisa, otras veces con un nudo en la garganta. Gracias por compartir estas palabras. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s